Muchas son las preguntas que nos llegan todos los días de padres, madres y educadores sobre cómo podemos ayudar a los niños en la adquisición de sus lenguas. Vamos a iniciar una serie de publicaciones que quizás os puedan inspirar, ayudar, solventar dudas y miedos que tenemos en nuestro día a día de convivencia con niños bilingües y multilingües.

De muchas maneras escuchamos en nuestro día a día que el desarrollo de la lengua ocurre sólo, que no hace falta hacer mucho para que ocurra y que de forma espontánea los niños adquirirán las lenguas de su entorno sin dificultad. Si bien esto es cierto, hay una regla imprescindible para que un niño aprenda una lengua: que se exponga a ella. Con esto no queremos decir que se haga una exposición directa, obligada y forzada del niño a la lengua. Sino más bien que simplemente se busque el contacto del niño con la lengua minoritaria, que haya necesidad de uso.

Hoy queríamos compartir más la idea de que si nos implicamos activamente en el proceso de adquisición de las lenguas del niño podremos ser de gran ayuda. No significa esto que le debamos hablar en otra lengua que no sea la nuestra, o con la que no estemos vinculados emocionalmente, nosotros podremos ser una suerte de “posibilitadores”, acompañantes para hacerles posibles esa exposición a la lengua. De esto hablaremos más adelante.

 
Pero para empezar esta fase de consejos, ayuda y resolución de miedos, vamos a empezar por lo más sencillo. Os proponemos aquí 6 cosas bien fáciles, casi obvias, que podemos hacer como padres para ayudar a nuestros hijos en el camino del multilingüismo, por supuesto todo hay que adaptarlo según las edades:

 

1

ESCUCHA a tu hijo. Abre las orejas bien. Escucha atentamente, mírale a los ojos, y haz señales no verbales que le indiquen que le escuchas y lo entiendes.

2

HABLA con tu hijo. Quizás contarles tus problemas de trabajo no sea lo más interesante para él. Pero alguna anécdota que puedan entender quizás les llegue más…. Ayer ví cómo un conductor del U-Bahn salía del tren, dejaba el tren sólo y se iba corriendo a hacer pipí. Me pregunté dónde hacen pipi los conductores de U-Bahn o de autobús.... por ejemplo.

3

LEE a tu hijo en voz alta. La lectura en voz alta es el mejor regalo que le puedes dar.

4

AYÚDATE. Busca material en la lengua minoritaria. Vivimos en una época en la que podemos acceder a través de internet a libros y recursos en muchas otras lenguas. Más adelante os daremos consejos sobre algunos de estos recursos. Con esto no estamos recomendando películas y series. Sobre ello tenemos una clara opinión en la que no entra el dejar que las películas enseñen idiomas a nuestros hijos. De ello también hablaremos otro día. Nos referimos a libros, audiolibros, conexiones con abuelos o familiares vía conferencias online… Por suerte en Berlín, hay grupos de padres y madres o de gateo, actividades en muchos idiomas, teatro, encuentros, librerías, lecturas…

5

IMG 20190922 WA0000

PRESTA ATENCIÓN. Toma conciencia del desarrollo de la lengua en tu hijo. Obsérvalo. Seguro te darás cuenta que también da saltos de crecimiento en cada uno de los idiomas. Tendrá fases donde alguna de las lenguas avance más que otra. Observarás sus juegos de palabras, sus autotraducciones. Su “Quersprache” del que también hablaremos en próximas entregas. Sé consciente de su desarrollo.

6

APOYO POSITIVO de la lengua minoritaria. Si la lengua que hablas con tu hijo es su lengua minoritaria (es decir, a la que con menos frecuencia está expuesto tu hijo) puedes apoyarla buscando y asistiendo con él a actividades en esa lengua. Incluso cuando no la hables, esta acción será vista por tu hijo como un encuentro positivo que comparte contigo y será una forma de aceptarlo a él. 

 

Y hasta aquí por hoy, tenemos muchas más cosas que contaros, pero no queremos abrumaros. Ya sabes que siempre puedes recurrir a estos textos en nuestra Web. 


Os deseamos buenos encuentros entre familia y amigos para las próximas semanas sean en el idioma que sean.

Bea y Lali

 

 

Queridas familias,

Son días difíciles para todos, nos ha tocado vivir una situación sin precedentes. 
Ahora más que nunca es cuando tenemos que estar unidos y sacar lo mejor de nosotros mismos, colaborar y compartir.

En Club Solete empezamos a trabajar desde casa, con todo lo que eso implica: niños, comidas, orden, aburrimiento, movimiento, deberes, encontrar una rutina para estos días ... estamos tratando de organizarnos y dándole vueltas a cómo podemos contribuir de alguna manera a estos nuevos días que nos toca vivir y qué podemos ofreceros para estos días en casa con vuestros hijos. Muchos de vosotros nos preguntáis cómo podemos acompañarles.

Las ideas nos desbordan pero no tenemos tampoco tanto tiempo para ponerlas en pie. Asistir en el homeschooling a nuestros hijos ha sido nuestro primer paso, ahora a por el siguiente.

Así que por lo pronto nos gustaría contribuir de alguna manera en vuestro día a día con una propuesta ONLINE para los niños. En principio para nuestros alumnos, y poco a poco iremos viendo cómo seguir. 

Club Solete estará en directo online a partir de mañana      vía ZOOM

con clases, consejos, cuentacuentos, sorpresas, artistas invitados, charloteo....

 

Esperamos así poneros las cosas más fáciles. Y hacer los días más entretenidos.

Y deciros que estamos aquí, que podéis contar con nosotras para cualquier cosa que podáis necesitar, ideas que podáis tener ¡o ganas de charlar! 

Saldremos poniendo codo con codo.


Hasta entonces, nos vemos por las redes.

Cuidaos mucho.

Bea y Lali
 

Queridas mamás, queridas madres:

Con motivo del día de la madre, esta nueva entrada en el blog la queremos dedicar a vosotras, o sea, a nosotras, a las mamás.

Queríamos compartir cómo estamos viviendo, como madres, esta fase tan intensa y extraña. Está siendo para todas nosotras una experiencia y un reto muy fuerte a nivel personal y emocional.

Escribo estas letras con un murmullo contante que hay en la casa que, si bien ya es cotidiano, espero en algún tiempo poder echar de menos…

La condición de madre creo que nos ha hecho llevar esta crisis de otra manera. Una cosa obvia, que hasta ahora pasaba por alto en muchas ocasiones, es que somos un pilar emocional muy importante para nuestros hijos, y esta vez no hablamos sólo del vínculo que aportamos a los niños con sus lenguas, sino a que ejercemos un papel fundamental en su desarrollo, en su estado de ánimo, en el ambiente en la casa, … Ejercemos una influencia más allá de lo meramente cotidiano y organizativo.

En este escenario asumimos nuestro mi papel para llevar esta situación de la mejor manera y ayudar a mis hijos a llevarlo lo mejor posible.

Hoy mi hija me hizo pensar en las semanas que llevamos confinados y veo la intensidad de los momentos vividos por todos. Momentos de desconcierto e inseguridad y de extremadas risas y felicidad. Hoy, cuando nuestra vida empieza una nueva pseudonormalidad, mi hija me hizo una recopilación de lo vivido como si de hace mucho tiempo se tratara:

“¿Te acuerdas mamá, cuando hicimos la pancarta para el balcón …?, ¿Te acuerdas cuando hicimos nuestras monedas para nuestra casa, los “coronas” y los “virus” …? ¿Te acuerdas de cuánto lloraste por no haber podido tomar el avión a España para ver a tus padres…? ¿Te acuerdas de las sesiones de cine de los fines de semana, …? Y mamá, qué risa cuando hacíamos deporte por internet y salió una señora en bragas en una ventanita,... y cuando mi hermano apareció en calzoncillos en una de tus reuniones por internet..., yo quiero volver a montar la tienda de campaña en el salón, me gustó mucho”. … 

Una intensidad emocional que difícilmente podremos olvidar.

Personalmente, me quedo con la idea de disfrutar cocinando con mis hijos, de verlos bailar sin parar con Michael Jackson, de las tardes en el sofá haciéndonos cosquillas, de las peleas para sentarnos a hacer deberes, de las reuniones por internet con amigos lejanos y cercanos, de las llamadas de los profesores del colegio, de las sesiones de deporte en familia, de las insaciables lecturas de Harry Potter en voz alta, de responder a sus preguntas trascendentales (nunca antes habían preguntado tanto sobre la vida, la muerte, el cosmos, el ser humano,...), de dormir con ellos para acompañarlos en sus pesadillas, y sentirme acompañada en las mías, por verlos por fin jugar juntos, por verlos esperar, …

Haber conseguido que estén bien, tranquilos, pacientes, felices sólo por el hecho de estar juntos, … ha sido un trabajo. Una placentera y, a veces, no fácil tarea.  Y es ahí donde se me termina el rato de mala conciencia por no haber sido más productiva, por no haber conseguido sacar más trabajo adelante, por no haberme organizado mejor. Y entonces me quedo tranquila y en paz y me quiero.

Por eso queremos dedicar este escrito a las madres de nuestra parte y de parte de los 5 niños que componen Club Solete.

UN ABRAZO ENORME

 

Bea y Lali

(desde casa apoyándonos y equilibrando la balanza trabajo/familia para que el sentimiento de culpa por no llegar a todo no pueda con nosotras)

Seguimos trabajando, a ratos, cuando podemos y con la misma ilusión de siempre.

Festival de Poemas y Cuentos desde Casa en Club Solete:
 
el pasado día 23 de abril fue el Día Internacional del Libro y después de varias deliberaciones de si lo posponemos o no, hemos querido lanzarnos a celebrarlo durante toda la semana con vosotros.

Os dejamos el primer vídeo de esta Semana del Libro en Club Solete, "Collage de poemas para niños", y el enlace al "Collage de cuentos para niños" con los cuentos que iremos publicando a lo largo de esta semana en el facebooky que también podréis ver en el canal de You Tube :

Están leídos por amigos, familiares, amantes de la lectura, de varios países... gente maravillosa, a los que queremos dar unas gracias enormes porque sin su ayuda, no habría sido posible...
¡Muchas gracias! ha sido un verdadero honor teneros esta semana implicados y cerquita montando estos preciosos vídeos.

Aquí tenéis nuestro granito para que allá donde estéis, podáis viajar, reír y soñar. 

¡No dejéis de leer y leerles a los niños!!

Un abrazo enorme y empieza la función...
Cuidaos mucho
Bea y Lali

#infantiladesteatre #coloríncolorado #melocontóunpajarito #laRayuela #festivaldecuentacuentosberlinés #arteviajero #kindertheaterreihe #bilingüismo #infantil #díadellibre #cuarentena #yomequedoencasa #Berlín


Hasta entonces, nos vemos por las redes.

Cuidaos mucho.

Bea y Lali
 

Como padres estamos muy acostumbrados a tener que enfrentarnos a la toma de decisiones casi a diario. Algo que ya empieza durante el embarazo y que no parará ya más nunca. Algunas resultan más fáciles de tomar que otras, ¿verdad?

Bueno, pues en materia de educación bilingüe, que es lo que nos interesa aquí, la cosa no cambia mucho. Cuando nuestros hijos crecen con más de una lengua es importante que nos paremos un momento a pensar qué tipo de relación nos gustaría que tuvieran con cada una de ellas. Y más que pensar, lo más aconsejable es que escuchemos lo que nos dice nuestro interior, nuestro corazón.

Por ejemplo, si se da la situación que una madre o un padre son bilingües, tendrán qué decidir cuál de sus dos lenguas maternas va a ser la lengua que van a utilizar para comunicarse con su hijo. No vamos a entrar en los detalles de cómo va a ser este proceso, que normalmente nace bastante espontáneo pero hay situaciones que lo hacen un pelín más difícil.

Una vez tenemos claro en qué lengua le vamos a hablar a nuestro pequeño, viene la segunda fase: decidir qué dominio deseamos que nuestro hijo tenga de esa lengua. ¿Queremos que la tenga pasiva? ¿o que hable fluidamente desde el principio? ¿Vamos a querer que lea y escriba en esa lengua o es algo que dejamos que ellos decidan cuando sean más mayores? ¿Nos va a importar que nos conteste siempre en alemán o realmente nos da igual?

Cada familia es un mundo y cada lengua un universo, por lo que todas las decisiones que toméis estarán bien, no lo dudéis, no hay unas mejores que otras, cada familia decide qué es lo que mejor se adapta a su situación.

Este proceso puede parecer algo banal o que se irá viendo a medida que pase el tiempo, pero el tiempo pasa muy rápido y la fase en la que los niños aprenden las lenguas con más facilidad también.

¿Cuál es pues la mayor ventaja de haber tomado esta decisión cuanto antes y si puede ser con el apoyo de nuestra pareja?

Pues que una vez que tenemos claro cuál es la relación que deseamos que nuestros hijos tengan con la lengua que les estamos dando todas las decisiones siguientes serán mucho más fáciles, habrá claridad y fluidez: que si guardería bilingüe o no, si escuela bilingüe o no, si contratamos los servicios de una canguro tres veces a la semana o una, qué lengua hablará la canguro, si en verano se van a un campamento a nuestro país, o si van a clase de Club Solete, etc...

¡Lo tendremos claro! y no nos importará si el camino hasta la guardería es más largo o si tenemos que invertir más tiempo o dinero, porque estaremos siguiendo esa decisión que tomamos siguiendo a nuestro corazón y nos sentiremos bien. ¡Y los niños por consecuencia también!

Gracias a Amanda que nos inspiró para escribir este artículo.

Club Solete © 2018 - Todos los derechos reservados